lunes, 14 de abril de 2008

La vida de los otros

La vida de los otros: excelente film alemán que recrea a la perfección una parte muy importante y todavía viva para algunos de la historia contemporánea de Alemania. La vida de los otros supuso el debut como guionista y director de Florian Henckel von Donnersmarck, y se convirtió en la ganadora del Oscar a la Mejor Película Extranjera en 2007. Además del reconocimiento en los premios de cine americanos, fue galardonada con siete premios Deutscher Filmpreis (Premios del cine alemán) y fue candidata para los Globos de Oro en la Categoría de Película extranjera.

La vida de los otros narra la historia de Gerd Wiesler, un capitán de la Stasi, la policía secreta de la RDA (Republica Democrática Alemana). Un buen día, recibe la misión de espiar y observar a un matrimonio joven con diversas sospechas de posibles traidores a la patria.

Brillantemente narrada, La vida de los otros supone un fascinante y cautivador relato de la difícil misión del capitán Wiesler, que poco a poco verá afectada su vida y sus ideales de una forma verdaderamente drástica, llegando a cuestionarse muchas cosas sobre su organización. Con un guión sólido que no cojea en ningún momento, se convierte en una de las mejores apuestas de 2006, y en una película donde todos los elementos expuestos funcionan como el engranaje de un reloj, tocando momentos de tensión, romance, suspense e incluso comedia. Sabe elegir el tono perfecto en cada secuencia; resultando todo un logro para un director novel.

El pulso narrativo que se imprime en La vida de los otros es calculador y sobrecogedor, jugando con la doble moral del personaje hasta límites insospechados, llegando a causar un dilema moral no sólo en el capitán Wiesler (traición o corazón), sino en el propio espectador. El guión se escribe de forma matemática, donde cada cosa llega a su debido tiempo, sin precipitarse en ningún momento, de forma sutil y a la vez realmente efectiva; nada se provoca apresuradamente ni de forma artificiosa. Nos encontramos ante una cinta visualmente bellísima, a pesar de la oscura y apagada fotografía que se aprecia durante todo su visionado, logrando equilibrar los tonos con la emoción del fotograma.

En cuanto a los personajes, destacar un perfecto y sobrio Ulrich Mühe que no brinda una estelar actuación como capitán de la Stasi llena de infinita sutileza y virtuosismo. Transmite todo lo que tiene que transmitir, ese ahogamiento y desasosiego de su personaje queda reflejado de forma brillante en su perdida mirada y austera figura. Ulrich Mühe cierra una interpretación extremadamente difícil dada la complejidad del personaje, destacando la contención de emociones en diversas escenas. Su silencio resulta de lo más abrumador, e irónicamente charlatán, ya que transmite emociones por doquier.

A destacar el excelente final que da cierre a la cinta, y que de forma implícita está lleno se sentimientos. Personalmente me ha encantado, y menos mal que no acabó como todo el mundo creía cayendo en la lágrima fácil. La belleza y emotividad del rostro y de las palabras de la última escena es innegable e impagable.

En resumen, brillante producción alemana que se sustenta principalmente en un perfecto y calculado guión y en la potente y virtuosa interpretación de su personaje principal. Inteligente, honesta, y sencillamente soberbia, La vida de los otros se convertirá con el paso del tiempo en un film clave en nuestra particular videoteca -si no lo es ya. Puntuación: 8 sobre 10.


Leer crítica de La vida de los otros en Muchocine.net

2 comentarios:

Victoria dijo...

¿Y no te apetece volver a verla este finde...? Tururu... :P

Ivan aka Imazur2002 dijo...

Estupenda película, para mi, una de las mejores del año pasado sin duda alguna.
Saludos!