viernes, 6 de junio de 2008

Mataharis

Mataharis: excelente película de Iciar Bollain, una de las pocas directoras de cine que tenemos en nuestro país. Una vez más, Iciar Bollain demuestra el talento que tiene en la construcción de historias y personajes con una magnifica cinta sobre el papel que desempeñan los detectives privados. Mataharis es una inteligente propuesta llena de sentimientos, miedos y emociones. Cine social en estado puro lleno de intimismo, realidad y rebosante de una sencillez innata que se proclama a los cuatro vientos. Magnifica película en la que se combina la faceta laboral como detectives de tres mujeres con sus historias de amor particulares. La decisión de contarle a tu pareja un secreto inconfesable, la incomunicación existente en una relación ahogada en el tedio y el miedo de tener que elegir entre la profesionalidad de tu trabajo o el enamoramiento surgido.

Es una película de detalles, tanto técnicos como interpretativos. Tras ella se esconde un talento en forma de mujer. Iciar Bollain deja patente una vez más (al igual que hizo con Te doy mis ojos) que es una maestra de la narración. Controla los tempos y las pausas de una forma casi exquisita. Es cierto que en algunos momentos el ritmo de Mataharis cae, pero simplemente no te importa nada porque sabes que tarde o temprano acabará arreglándolo. Y así es. Construye un inspirador relato sobre mujeres en forma de espías, lleno de emociones y sensibilidad.

Mataharis está estupendamente interpretada por un colosal reparto, sobresalen a mi gusto una grandiosa Najwa Nimri -como siempre- y una muy sorprendente María Vázquez. Najwa Nimri está soberbia, y una vez más demuestra su poder camaleónico para adaptar y enfocar sus personajes. Destila sensualidad en cada escena que aparece en pantalla gracias a una irrepetible voz (como me encandila su voz). Maria Vázquez brilla con luz propia pese a la complejidad de su papel y Nuria González logra componer también un grandísimo personaje a base de realidad.

Del reparto masculino de Mataharis destacar a un perfecto Tristán Ulloa, que por primera vez me ha convencido en el papel que hace, e incluso he llegado a considerarlo como un gran actor. A su lado aparecen un normalito Diego Martín demostrando que puede solventar el genero del drama con mayor o menos acierto, Fernando Cayo, como jefe sin escrúpulos bastante creíble y un poco sobreactuado y un evolucionadísimo Antonio de la Torre (gran carrera le espera).

Resumiendo, Mataharis es una profunda reflexión de las relaciones amorosas con un crecimiento narrativo explosivo, logrando el clímax final en el momento oportuno. Una historia de lo cotidiano lleno de grandes dosis de realidad. Sencilla obra triste y emotiva que colmó mis expectativas. Puntuación: 8 sobre 10.

Leer crítica de Mataharis en Muchocine.net

1 comentario:

Victoria dijo...

A Jahel también le gustó mucho...

(Ya me extrañaba a mí que no mencionaras nada de la voz de Najwa...:P)